Académico USM se adjudica proyecto Fondecyt sobre telecomunicaciones

Roberto Muñoz, académico del Departamento de Industrias de la Universidad Técnica Federico Santa María

 

 

Roberto Muñoz, académico del Departamento de Industrias de la Universidad Técnica Federico Santa María se adjudicó un proyecto Fondecyt, cuyo objetivo es investigar las soluciones que han tomado los diferentes países y entender la lógica que hay detrás y que los llevó, ya sea a invertir o a no hacerlo en materia de telecomunicaciones, puesto que hay países en que el rol del Estado es muy activo en términos de inversión y hay otros, como Chile en que la inversión está en manos de privados, teniendo el Estado solamente un rol de regulador del mercado.

 

Muñoz es el investigador responsable del proyecto, que tendrá una duración de 3 años, el que ejecutará en conjunto con su colega Rodrigo Harrison del Instituto de Economía de la Pontificia Universidad Católica de Chile y con quien lleva 10 años trabajando en temas de regulación de telecomunicaciones.

 

Se trata del tercer Fondecyt que Muñoz obtiene para investigaciones del mismo ámbito y esta es la continuación de un proyecto anterior donde se estudió temas de coordinación de redes. El tema del proyecto actual es rol del estado en los mercados de telecomunicaciones.

 

“Qué determina que un país lo haga de una manera u otra y cuál es la manera más eficiente para hacerlo es tremendamente importante persiguiendo medidas de bienestar, o sea que a los consumidores y productores nos vaya bien, la idea es que como sociedad estemos mejor y las reglas del juego son bien importantes y en este caso las pone Subtel”, explica Roberto Muñoz.

 

La razón de esta investigación radica, entre otras cosas, en que “en Chile tenemos un sistema bien particular, que tiene que ver con algo que no ocurre así en otros países, entonces tenemos que ver por qué es así en Chile, hay que estudiarlo, hay que darle un cierto contexto y una lógica, hay que entenderlo porque a lo mejor nos estamos perdiendo de introducir mejoras en el funcionamiento del mercado de las telecomunicaciones que podrían ser significativas”, explicó.

 

En el plano del bienestar social, el acceso a banda ancha está generando grandes inequidades en la sociedad, y esas barreras de acceso están amplificando otras brechas, por ejemplo “mucho se ha especulado respecto a la brecha en educación, brecha en acceso al empleo, brecha en salarios, que pudieran ser amplificadas por el no acceso a banda ancha. El problema es que el solo acceso no resuelve el problema, nosotros también hemos estudiado si el solo acceso te permite cerrar brechas, la respuesta que hemos encontrado es que no; o sea cerrar brechas de acceso es una condición necesaria pero no resuelve el problema, ya que hay otras brechas más, también se trata de cómo utilizar el acceso, cuán educado está el usuario en el uso de esta tecnología, por lo tanto el interés público tiene que ver con el impacto que puede tener el acceso a esta tecnología sobre otras brechas de inequidad”, puntualizó.

 

“Lo que nosotros esperamos responder con este proyecto es saber si el rol que tiene el Estado en la provisión de servicios de telecomunicaciones lo podemos enmarcar dentro de una lógica que nos permita decir en estos escenarios hay un rol para el Estado y ese rol debería ser tal y en estos escenarios mejor dejemos que el Estado tenga solamente un rol regulador de poner las reglas del juego y que sean los privados los que, a través de su competencia sujeta a restricciones, provean servicios, o sea básicamente lo que nosotros buscamos acá es lograr mayor bienestar para la sociedad y lograr mayor bienestar pasa por entender bajo qué condiciones el rol público puede tomar una forma A o una forma B” concluyó el investigador.

 

USM