AIA coordina comité de negociación de Acuerdo de Producción Limpia para barrio industrial La Negra

En las dependencias de la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), en conjunto con las empresas Rockwood Lithium, Inacesa, CIEM y Altonorte, se entregaron los resultados del proyecto de Diagnóstico Sectorial, que da cuenta de las principales problemáticas que enfrentan las empresas de la industria minera emplazadas en el sector, constituyendo así el Comité de Negociación de Acuerdo de Producción Limpia (ALP) Zona Industrial La Negra.


En el encuentro, donde estuvieron presentes la Seremi de Economía, Gabriela Gómez, además de representantes de las secretarias regionales ministeriales de Minería y Salud; CORFO, de las empresas emplazadas en esa zona industrial y AIA, se entregaron detalles acerca del levantamiento de información ambiental y sustentabilidad de la Zona Industrial La Negra, en base a estudios realizados con anterioridad, como también con la realización de encuestas y visitas en terreno a las empresas.


Las empresas señalaron la necesidad de contar con sistemas de producción sostenible, pero al mismo tiempo de establecer un trabajo mancomunado con los actores que intervienen en la implementación del modelo del APL.

Antecedentes del Diagnóstico
 

El gerente general de la AIA, Fernando Cortez, explicó que el objetivo de este trabajo conjunto, es acordar acciones de acuerdo a una priorización previa, que se darán gracias al levantamiento de información por medio del diagnóstico, para que posteriormente éstas se puedan implementar como compromiso para firma del acuerdo; acto voluntario entre ambas partes.
 

Cortez, señaló que “Es un plan gradual y focalizado en las necesidades existentes, encontrándonos con el disposición de las empresas de la industria minera, y por supuesto, también del compromiso del sector público, siendo ambos fundamentales para el éxito de este Acuerdo de Producción Limpia”.
 

El diagnóstico, pudo establecer dos problemáticas relevantes: Una de ellas, tiene relación a los efectos en la generación de emisiones atmosféricas de material particulado (calidad de aire); y el segundo, se respecta a los problemas en el desarrollo territorial de la zona, en donde se destaca; caminos no pavimentados, inexistencia de transporte público y de un centro de atención de primeros auxilios, y falta de mantención de las actuales calles pavimentadas.
 

Además, el modelo APL considera tres etapas; la primera de ellas, es la gestación en donde se realiza el diagnóstico sectorial y propuesta de acuerdo, negociación y posterior firma del acuerdo; luego, se encuentra la etapa de Implementación, que considera el diagnóstico inicial por instalación, cumplimiento de acciones y metas, seguimiento y control, y auditorias intermedias; y finalmente, está la etapa de Evaluación Final de Conformidad y Certificación, que considera auditoria final, validación, y certificación y mantención.