Fibra óptica: solución ideal para medir temperatura en la minería

Imagen gentileza de Yokogawa.

 

Medir en la minería es un asunto muy costoso y complejo, fundamentalmente por las largas distancias y condiciones climáticas extremas en que opera esta actividad. 

 

Se sabe que la medición de temperatura de una pila de biolixiviación es todo un desafío, debido a que éstas pueden tener extensiones que superan los dos kilómetros de largo y ancho y los cinco metros de altura. También es muy complejo detectar un incendio o aumento de temperatura en una correa transportadora, sobre todo cuando existe la necesidad de medir en distancias que superan los 20 ó 30 kilómetros. A esto hay que sumar un escenario económico desfavorable -como el que vive hoy la industria-, el cual pone aún mucha más presión para que las operaciones sean eficaces y rentables.

 

Conscientes de esta realidad, Yokogawa desarrolló su sistema de medición de temperatura por fibra óptica DTSX 3000.

 

"La fibra óptica es uno de los medios de mejor calidad y velocidad en la transmisión de datos", asegura Claudio Gajardo, supervisor de Ventas  de Sistemas de Control de Yokogawa Chile. Explica que, a diferencia del cobre, la fibra óptica posee componentes internos muy robustos, que permiten, por ejemplo, resistir perturbaciones electromagnéticas o temperaturas extremas.

 

Además, la fibra óptica tiene un bajo costo en implementación, sobre todo en proyectos donde la cantidad de equipos de medición de temperatura es considerable. "La medición de temperatura por fibra óptica ahorra mucho dinero, ya sea en equipos, cableado, horas civiles, construcción de ductos, perforaciones y otros costos relevantes", detalla Gajardo.

 

Pilas de lixiviación y biolixiviación


La solución DTSX 3000 de Yokogawa ha sido utilizada con éxito en diversas partes del mundo en industrias del gas, petróleo y geotermia, por ejemplo. Y en la minería tiene muchas aplicaciones. Por ejemplo, detección de fugas en aciductos y mineroductos; detección de incendios o aumento de temperatura en correas transportadoras; detección de incendio en túneles; medición de temperatura en estanques; control predictivos y preventivos en transporte de energía; y para medir temperatura en pilas de lixiviación y biolixiviación.

 

Además del bajo costo de implementación, el DTSX 3000 permite hacer mediciones precisas cada 1 metro, con alcances de hasta 50 km, y con rangos de temperatura entre -200 a 800 °C. Además permite realizar mediciones de hasta 16 canales con un solo equipo, lo que es una ventaja competitiva fundamental.  "Se destaca también por su fácil instalación con distintos sistemas de control, mediante protocolo de comunicación. Asimismo, el equipo principal es compacto y con bajo consumo de energía", dice Claudio Gajardo, quien revela que por sus notorias ventajas, esta solución se está implementando con éxito en diversas operaciones mineras del país.