Miguel Ángel Durán: “Nuestra meta es transformarnos en un polo efectivo de conocimiento en Minería"

Miguel Ángel Durán, Director Escuela de Minería y Recursos Naturales de la Ucen

 

 

En entrevista con Leaders and mining, el Director de la Escuela de Minería y Recursos Naturales de la Universidad Central, y ex Vicepresidente de Anglo American en Chile, Miguel Ángel Durán, se refirió a los principales desafíos de la industria minera en materia de disminución en la ley del mineral, recursos hídricos, energía eléctrica, y formación de Capital Humano; así como al Plan estratégico de la Escuela de Minería de la UCen, con la apertura de las nuevas carreras de Geología y Técnico Nivel Superior en Minería, que serán dictadas a partir del año académico 2015, para hacer frente a los desafíos en materia de competencias y formación de capital humano en el sector.

 

Desafío 1: Disminución a largo plazo en la ley del mineral

 
Como actual Director de la Escuela de Minería y Recursos Naturales de la Ucen, y parte del Consejo

Asesor Minero de la misma casa de estudios, con una vasta experiencia en el sector: ¿Cuáles son las principales tendencias que existen en la industria minera nacional para enfrentar la disminución a largo plazo en la ley del mineral?

 
-La disminución de las leyes de mineral, es un proceso natural que se da en todos los yacimientos mineros del mundo. Sin embargo, en nuestro país esta reducción fue particularmente muy fuerte entre los años 2002 con 1,13%Cu y 2008 con 0,74%Cu. Desde entonces, las leyes han seguido bajando – 2013 con 0,70%Cu – pero a un ritmo menos intenso.

 

Esto ha hecho que las leyes de los yacimiento mineros en Chile, hayan perdido una buena parte de su ventaja respecto de los yacimientos de otras partes del mundo, aun cuando todavía se mantienen sobre la media mundial.

 

Para enfrentar lo anterior se debe mejorar la competitividad de nuestra industria minera. Para ello se deben optimizar tanto la productividad del capital, es decir los dólares a invertir por unidad de cobre a producir; como también la productividad operacional, es decir el costo de producción de cada libra de cobre. Como ejemplo, a inicios de la década (2003-2004) se requerían invertir alrededor de 5.000 US$ por cada tonelada de cobre a producir, mientras que en los últimos tres años, esta cifra ha subido a 21.000 US$.

 

En el caso de los costos de producción totales, en las mismas fechas, se tenía un costo de 0,64 US$/libra, lo que nos situaba por debajo de la media mundial; en la actualidad, este costo alcanza a 2,50 US$/libra, superando el promedio mundial de la industria.

 

En ambos casos, se requieren mejoras sustanciales en la productividad laboral. Chile ha visto un aumento muy importante en los salarios de su masa laboral y una reducción igual de importante en su productividad, esto último medido ya sea en libras de cobre fino o en toneladas de mineral procesado (para no incluir efecto de leyes de mineral).

 

También hemos visto situaciones muy complejas de oferta y costo de insumos básicos para la minería, como son el agua y la energía eléctrica.

 

Por último, se tiene una mayor demora, burocracia y judicialización en los permisos, para construir nuevos proyectos y/o mantener/expandir las operaciones actuales.

 

Como país e industria, es un imperativo enfrentar estos problemas para recuperar la

competitividad que se requiere para que la minería siga siendo la principal fuente de ingresos para Chile.

 

Desafío 2: Demanda de recursos hídricos

 

En los próximos años, el desarrollo sustentable en la industria de los minerales se enfocará en la optimización de los recursos hídricos en los procesos mineros. ¿Qué avances se están realizando en el sector para enfrentar una creciente demanda de recursos hídricos en los próximos años?

 

-La minería chilena se encuentra localizada, mayoritariamente entre las regiones I y VI de nuestro país, en donde el balance entre oferta y demanda es deficitario; a diferencia del sur de nuestro país, donde este balance es excedentario. Y si bien la minería consume solo el 5% del agua dulce en las “regiones mineras”, esto es 12 m3/segundo; mientras que la actividad agrícola usa un 72% y los servicios sanitarios el 23% restante; el agua es un recurso insustituible en los procesos mineros y representa un desafío de primer orden para su operación actual y futura.

 

Para enfrentar este desafío, la minería hace un uso cada vez más eficiente del agua; entre los años 2000 y 2013, el consumo específico en procesos de concentración de minerales, que representa el 70% del consumo, se redujo de 1,1 a 0,6 metros cúbicos por tonelada de mineral; mientras que la reducción en procesos hidrometalúrgicos, que son 10% del consumo, bajo de 0,3 a 0,1 m3/tonelada. Estas mejoras se logran con mejores prácticas productivas, uso de nuevas tecnologías y mayor reutilización del agua dentro del proceso productivo, esto último

alcanzando a cifras superiores al 70%.

 

El abastecimiento de agua ha sido históricamente con agua superficial y subterránea. Sin embargo dada la escasez extrema en algunos sectores, paulatinamente se ha visto un aumento gradual en el uso de agua de mar – con y sin desalinizar -  esto hace que un 9% del agua consumida por la minería, provenga de esta fuente, mientras que un 46% es de fuentes subterráneas, un 32% es superficial y otro 9% es agua de mina.

 

La disponibilidad y uso del agua, es un tema que va más allá de la minería, por lo que se debe avanzar en diversos frentes, como: traspaso de agua entre cuencas y entre regiones; embalses para almacenar crecidas en temporadas estivales; mayor eficiencia en el uso agrícola; infiltración de acuíferos; fortalecer la institucionalidad de aguas estableciendo una regulación a la altura de su vital importancia; mejorar el mercado de los derechos de aprovechamiento de aguas.

 

Desafío 3: Demanda de energía eléctrica

 

En el último informe de Cochilco acerca de las proyecciones de consumo de energía eléctrica en la minería hacia el 2020, se indica que existen proyectos de generación en la cartera, que de realizarse, pueden suministrar la demanda de energía eléctrica que requiere la minería del cobre.  En ese sentido, ¿Cuáles son las principales tendencias para responder a la demanda de energía eléctrica en la industria minera nacional en los próximos años?

 

-La minería consume un 32% de la energía eléctrica que se genera en nuestro país, y su costo representa entre un 15 a un 20% del costo total de producción; mientras que su valor unitario se encuentra entre los más altos de los países mineros del mundo, siendo solo superados por los de la República Democrática del Congo.

 

Estos altos costos están relacionados con la incapacidad de nuestro país de desarrollar suficientes proyectos de generación y transmisión de energía eléctrica.

 

Esto tiene que ver con una excesiva concentración del mercado eléctrico, cuatro empresas tienen el 80% del mercado; la falta de consensos a nivel país para el desarrollo de proyectos; la consecuente oposición ciudadana a ellos; y la gran burocracia y judicialización que hemos visto en sus tramitaciones.

 

Para enfrentar estos desafíos, se debe continuar con el proceso en curso de mejoras en la eficiencia energética; reducir las barreras de entrada para que exista un nivel de competencia razonable en el sector eléctrico; aprovechar todos los recursos energéticos del país (ERNC; hidroelectricidad; uso capacidad ociosa GNL; etc.); implementar un ordenamiento territorial para la instalación de generadoras eléctricas; e interconexión del SIC con el SING.

 

Desafío 4: Demanda de capital humano y educación

 
¿Cuáles son los principales aspectos del plan estratégico de la Escuela de

Minería y Recursos Naturales de la Ucen, para enfrentar los desafíos en materia de competencias y formación de capital humano?

 

-Como parte del Plan Estratégico de la Escuela de Minería y Recursos Naturales, en junio 2013 se aboca a la creación de la Carrera de Ingeniería Civil en Minas. Para ello se consideraron los siguientes aspectos:

 

  • Las orientaciones propias de la Universidad para el diseño de carreras profesionales.
  • Las orientaciones de la CNA para carreras de ingeniería.
  • Las Competencias definidas por el Programa Tuning América Latina para carreras de Ingeniería.
  • Las necesidades del sector minero  en materias de formación de capital humano para trabajar en empresas del sector. Revisión de diagnósticos y levantamientos realizados por el propio sector minero que justifican y especifican el tipo de profesionales que se requieren para cubrir puestos de trabajo que actualmente aparecen como deficitarios.
  • La oferta formativa existente en el área de la Ingeniería Civil en Minas en Universidades chilenas.
  • La revisión de algunos Programas Formativos de Universidades de Australia y Canadá, dado el gran desarrollo que estos países tienen en su industria minera.

El proceso de Admisión de la Carrera  para el año 2014 concluye con una matrícula de 76 alumnos de primer año. Durante el proceso se definen también la Visión y Misión de nuestra

Escuela:


  • Nuestra visión es ser reconocidos como una carrera que forma profesionales altamente calificados para desempeñarse en la industria minera; con una cultura orientada a la excelencia, la seguridad y la sustentabilidad, así como con una estrecha vinculación con instituciones y empresas del sector minero, con orientación a la investigación, el desarrollo y la innovación
     
  • Nuestra misión es formar profesionales de excelencia, innovadores y emprendedores, capaces de aportar al desarrollo del país, desde la minería. Promoviendo en su quehacer académico la investigación, desarrollo y vinculación permanente con redes de alcance nacional e internacional.

Después de un año, se repite este proceso para incorporar dos nuevas carreras: Geología y Técnico Nivel Superior en Minería, las cuales serán dictadas a partir del año académico 2015.

 

Nuevas Carreras para la Minería

 

De acuerdo a los requerimientos del sector minero, y la carrera de Geología que comenzarán a impartir a contar del 2015, e Ingeniería Civil en Minas que debutó este año, ¿Cuál es el perfil de los profesionales egresados, en la carrera de Ingeniería Civil en Minas, y en la carrera de Geología de la Universidad Central?

 

-El Ingeniero Civil en Minas de la U. Central es un profesional con dominio de las Ciencias Básicas y Ciencias de la Ingeniería, que le permite comprender, racionalizar, diseñar y operar los procesos propios de la industria minera, aplicando altos estándares tecnológicos, de calidad, seguridad y responsabilidad social; con disposición a la innovación y al emprendimiento.

 

El egresado de la Carrera de Geología de la UCEN será un profesional capaz de desempeñarse en áreas de la prospección y explotación de los recursos minerales, hídricos y energéticos, en geología aplicada a las obras civiles y la construcción, la gestión medio ambiental y la sustentabilidad. Además tendrá capacidad de trabajar en terreno, de forma individual o en equipos multidisciplinarios y desarrollar una formación apta para asumir responsabilidades de gestión gerencial.

 

¿Cuál es la evaluación que hace respecto a la demanda y resultados hasta el momento, en la carrera de Ingeniería en Minas, y el diplomado en Gestión y Administración Minera de la Universidad Central?

 

-Nuestra evaluación a la fecha es altamente positiva.

 

En Ingeniería Civil en Minas, el plan original fue tener 60 alumnos en primer año, la realidad alcanzó a 76, es decir un 27% mayor. Ello, más la evaluación de este primer año de funcionamiento, nos motivó a ofrecer la carrera de Geología para el 2015.

 

En el caso del Diplomado en Gestión y Administración Minera, durante el año concluimos la primera versión en Ecuador, en donde 25 profesionales participaron con éxito en él. Esto ha hecho que se encuentre confirmada su segunda versión a ser dictada en Quito a contar de Marzo del 2015. Esto también nos ha motivado a ofrecer este Diplomado, a contar del próximo año, en Chile.

 

¿Qué áreas de investigación, desarrollo e innovación potenciarán en la

escuela de ingeniería en minas y recursos naturales de la Ucen, relacionadas al área

minera?

 

-En la actualidad, estamos desarrollando un proyecto Fondef de “Modelo de Relacionamiento Comunitario”. Este modelo busca abordar los conflictos entre comunidades y empresas mineras, que se generan durante los proyectos de la industria, para permitir alcanzar una solución de mediano y largo plazo, desde una perspectiva equitativa para las partes, que dé cuenta de las demandas más importantes de la comunidad pero que a la vez viabilice la ejecución del proyecto.

 

Con la incorporación de la carrera de Geología, estamos avanzando en nuestra meta de transformarnos en un “polo efectivo de conocimiento en Minería”, con un enfoque marcado hacia la sustentabilidad de la industria. Esto significa continuar avanzando en temas comunitarios; medio ambientales; agua y energía; y de políticas públicas.

 

Para la creación de la carrera de Geología hicimos un análisis exhaustivo de la oferta y demanda de profesionales en nuestro país, e incorporamos al análisis, mallas curriculares de Inglaterra; España y Australia. Con ello proyectamos una cantidad de 40 alumnos para el primer año, a contar del 2015.

 

Proyecciones

 

¿Qué proyecciones tiene para el 2015 en cuanto a su gestión y dirección de la escuela de Minería y Recursos Naturales de la Ucen?

 

Para el año 2015, nuestra Escuela está ampliando su oferta de pregrado, con la carrera de Geología y Técnico Nivel Superior en Minería.

 

En lo relativo a posgrado, dictaremos la segunda versión del Diplomado en gestión y

Administración Minera, en Ecuador, y haremos lo propio por primera vez en Chile. También esperamos dictar un Diplomado, en desarrollo, en Sustentabilidad en Industrias de Recursos Naturales.

 

Por otra parte  hemos dictado cursos en Economía Minera a profesionales de la industria en Chile, y planeamos continuar durante el próximo año, agregando cursos de Gestión de Proyectos Mineros, y de Administración de Contratos Mineros. Tanto en Chile como en el extranjero.

 

Por último, tenemos planeado aumentar nuestra interacción con colegas de otros países de la región, y como parte de ello, recibiremos delegaciones de Universidades de Colombia y Perú.