Sandvik lanza poderoso chancador secundario

Chancador CS550 de Sandvik Mining and Rock Technology. Imagen gentileza de Sandvik.

 

 

Un objetivo clave en cualquier operación de chancado es lograr más productividad – que es esencialmente la suma de la capacidad del chancador y la tasa de reducción – en cada etapa del proceso, al tiempo que no se pierde de vista la eficiencia general de la planta. El Sandvik CS550, el chancador de cono más reciente y que se complementa a los dos primeros modelos de la serie 500 – el Sandvik CH550 y el Sandvik CH540 –, hace exactamente eso.

 

El Sandvik CS550 es un chancador altamente confiable, de gran capacidad y alta reducción para etapas secundarias de chancado. Aunque nada evita que el Sandvik CS550 pueda ser usado en aplicaciones de minería, su objetivo fundamental son las aplicaciones de construcción. Desde un punto de vista práctico esto significa canteras de agregados, aunque los contratistas que andan en búsqueda de soluciones móviles también se pueden beneficiar.

 

El Sandvik CS550 alcanza hasta un 25% más de tasas de reducción en comparación con tipos similares de chancadores. Esto permite un proceso más eficiente en la etapa secundaria y alivia la etapa terciaria de sobrecargas para la reducción, consiguiendo un enfoque más preciso en la cubicidad y calidad del producto. Además, reduce la carga recirculante en hasta un 50% sin bajar los niveles de capacidad de producto final. En otras palabras, menos material regresa al chancador para ser reprocesado. Esto extiende la vida útil de todas las piezas de desgaste.

 

“El Sandvik CS550 tiene una gran entrada de alimentación, que permite optimizar la capacidad de la etapa primaria de chancado, con la posibilidad de producir grandes volúmenes, proporcionando una alta relación de reducción y una excelente forma del producto final", dice  Martin Johansson, Gerente de producto para chancadoras de cono y giratorios de Sandvik  Mining and Rock Technology. "La amplia gama de configuraciones del setting del chancador, junto con una mayor excentricidad, le otorga una extrema flexibilidad, ya que el Sandvik CS550 se puede configurar para adaptarse a una gran variedad de necesidades de aplicación".

 

Esto también funciona bien cuando se trata de operaciones mineras, donde lo más importante es el tonelaje y una alta confiabilidad con un mínimo de detenciones. Una mayor reducción en la etapa secundaria significa una mayor cantidad de producto final que no necesita pasar por una etapa terciaria. Menos recirculación significa menos desgaste y menos detenciones.

 

Unas de las más importantes ventajas competitivas del nuevo Sandvik CS550 en todas las aplicaciones, es la eliminación completa del uso de resina epóxica de respaldo en la cámara de chancado y mejoras substanciales en la ergonomía para el mantenimiento, incluyendo diversas características comunes con otros chancadores de cono de Sandvik.

 

El sistema de regulación automática de configuración, que viene como estándar en este chancador, optimiza la eficiencia de la operación del equipo y lo adapta a las variaciones en las condiciones de alimentación a través de la medición y compensación constante del desgaste del revestimiento. El sistema Hydroset brinda posicionamiento hidráulico automático del eje principal y protección contra sobrecarga para permitir el paso de inchancables. El sistema de automatización y control, ofrecido como estándar en la serie 500 de chancadores Sandvik, asegura configuraciones óptimas de capacidad y reducción de aberturas de descargas para modelos de alta potencia.

 

 

Sandvik